Casi a punto de decir adiós a 2019 Desafiando a Murphy entra en una nueva era, así de contradictorio es el amigo. Desafiando a Murphy nació hace unos cuantos años con vocación de marca y, aunque alguna vez ha cumplido su función, casi siempre ha quedado relegado a un mero nick en Instagram.

Es ahora, cuando soy freelance y hay meses durillos en los que hay que apretarse el cinturón, cuando me decido a liarme la manta a la cabeza, cerrar los ojos muy fuerte y pensar “¡Qué salga el sol por Antequera!”.

Y aquí estoy, presentando los dos primeros bebés de Desafiando a Murphy. Ojalá me acompañéis en este camino, pienso ir contando todos los pasos, los buenos y los malos. Nada me gusta más que conocer la trastienda de las cosas y puede que a vosotros os pase lo mismo.

¿Qué modelos hay?
– Santa Vera: sudadera gris claro bordada con hilo negro, dorado, rojo y turquesa.
– Doña Vera: sudadera azul marino  bordada con hilo dorado, rojo y turquesa.

¿Cómo están hechas las sudaderas?
Las sudaderas son de algodón 100% orgánico, tienen el certificado GOTS (Global Organic Textile Standard) y han sido fabricadas de forma ética utilizando energía sostenible para reducir la huella ambiental al mínimo.

Una vez seleccionada la prenda base, han sido diseñadas y bordadas en Madrid.

Edición Limitadísima
Esta primera edición es tan solo de 10 sudaderas de cada modelo, ojalá os gusten y pueda ampliarla un poco más. Aún así las colecciones serán siempre muy pequeñas y los diseños se auto-destruirán a las 50 unidades máximo.

¿Qué tallas hay disponibles?
Desde la S hasta la XXL. Si tu talla no estuviera disponible, dímelo para poder encargarla. Aquí iré actualizando las que me quedan de cada talla y modelo:

Talla S (ancho: 50 cm / alto: 69,5 cm)
Talla M (ancho: 53 cm / alto: 71 cm)
Talla L (ancho: 56 cm / alto: 72,5 cm)
Talla XL (ancho: 59 cm / alto: 74 cm)
Talla XXL (ancho: 62 cm / alto: 75,5 cm)

¿Son solo para chicas?
NO, son totalmente para todos. Cada vez entiendo menos los límites entre ropa para chicos y para chicas, más bien debería ser para quien le apetezca ponérsela. Vamos, que se la puede vestir hasta a tu perro si eso le hace feliz.

¿Cuál es el precio?
Cada sudadera cuesta 65 euros y si la compras antes del domingo 15 de diciembre la tendrás por 60 euros. Está ha sido la parte más complicada para mí, fijar un precio justo para todas las partes no es sencillo y por ello quiero responder a la siguiente pregunta.

¿Por qué cuestan lo que cuestan?
Las tiradas pequeñas son caras, es más, las tiradas pequeñas con materiales de calidad y procesos de producción éticos son caras. Siento no ser Inditex, ni AliExpres, ni El Corte Inglés, ni la tienda de la esquina que acaba de sacar un chollo. Realmente no lo siento, al final cada uno es lo que es y es complicado contentar a todo el mundo, por mucho que nos empeñemos en ello.

A los costes que conlleva crear cada prenda es necesario sumarle un margen para poder seguir produciendo y creciendo poco a poco, como veis en este punto ni siquiera hablo de obtener beneficio en este momento, supongo que lo de poder comer carabineros una vez a la semana llega con el tiempo.

Mi objetivo a medio plazo es poder costearme una shop online, crear nuevos diseños que se materialicen en productos e ir dando pequeños pasos para crecer poco a poco. Pero, oye, que si me puedo comer un cocido madrileño de vez en cuando no estaría nada mal.

Si estás por Madrid puedes verlas en vivo y en directo sin compromiso. Una sudadera así no es una necesidad, es un capricho, lo sé, por eso mismo es muy importante que solo la compres si te gusta y la vas a sacar de paseo. Desde hace un tiempo yo misma intento meter solo en mi armario prendas que sé que me seguirán gustando incondicionalmente y que me puedo poner una y otra vez.

Y ahora os voy a dar un consejo de madre del tipo “bébete rápido el zumo que se le van las vitaminas” o “abrígate bien que hace un frio que pela”, aquí va: consume de forma responsable. Parece una tontería pero no lo es. Compra solo si lo deseas de verdad, así te ahorrarás tener que hacer un Marie Kondo dentro de un tiempo.

¿Y qué puedes decirme del packaging?

Puedo contarte que las sudaderas van dentro de unas bolsitas de retor cosidas por mi santa madre y pintadas una a una por una servidora (os las enseñaré en otro post). Son diferentes unas de otras y, si la sudadera es para un regalo, puedo poner el nombre o lo que quieras en ella. ¡Solo pídemelo! Que como decía mi abuela: quien no llora, no mama.

¿Cómo debo lavarlas?
Puedes meterlas en la lavadora sin problema aunque NO te recomiendo que lo hagas a más de 40º (si lo haces a 30º mejor que mejor). Son tan suaves que yo me ahorraría el suavizante y es conveniente NO utilizar secadora. 

¿Haces envíos?
Por el momento los realizo solo a la Península pero seas de donde seas, si te has enamorado de una de las sudaderas dímelo y vemos cómo hacerlo, en esta vida todo es hablarlo. Puedes contactarme en digame@desafiandoamurphy.com

¿Cómo puedo encargar una?
Ajá, si has llegado hasta aquí y aún tienes ganas de vestir una de estas sudaderas te diré que acabas de hacerme muy feliz. Para pedir la tuya puedes hacerlo vía mail en digame@desafiandoamurphy.com o por mensaje privado en mi Instagram @desafiandoamurphy El pago podrá ser en efectivo, por transferencia bancaria o Paypal (vale, si hay peticiones del oyente puedo hacerme hasta un Bizum), todo sea por el lucro.

Estoy deseando recibir noticias tuyas y poder colgar el cartel de SOLD OUT y así poner a los elfos a trabajar para llegar a Reyes con otra tirada más. ¿Desafiando a Murphy es un elfo? ¡Si lo es, si lo es!  Si me mandáis una foto con una de mis sudaderas colocada debajo de vuestro árbol la noche de Reyes, lloro. Creo que nada podría hacerme mayor ilusión.

 

 

Pssst!! No son cookies de chocolate, pero tampoco hacen daño ni provocan caries, hazme caso, ¿vale?    Más información
Privacidad